La idea de una renta o ingreso básico universal (1): Philippe Van Parijs y la Renta Básica Universal o RBU (por Jan Doxrud)

La idea de una renta o ingreso básico universal (1): Philippe Van Parijs y la Renta Básica Universal o RBU (por Jan Doxrud)

Comencemos el tema abordando las ideas del autor belga Philippe Van Parijs y su libro “Libertad real y para todos”[1]. En este libro Van Parijs afirma, en primer lugar, que nuestras sociedades capitalistas están repletas de desigualdades. En segundo lugar añade que la libertad es de primordial importancia. En tercer lugar dice que la “doctrina neoliberal” nos ha inculcado una y otra vez que la igualdad contradice la libertad, vale decir, que mientras más igualdad tengamos, menos libertad tendremos y que ahí está el fracaso del llamado “socialismo real”. ¿Qué tipo de libertad nos propone Van Parijs? El autor propone el concepto de “libertad real” que lo describe como una noción de libertad que incorporatres componentes: seguridad, propiedad de sí, y oportunidad. Esta libertad real se diferencia de la libertad formal, ya que esta ultima solamente incorpora los dos primeros elementos. De acuerdo a esta libertad real, podemos concebir a una determinada persona como “libre” si esta satisface al menos tres condiciones. La primera es que exista alguna estructura de derechos bien defendida (seguridad). La segunda es que en esta estructura cada persona es propietaria de sí misma (propiedad de sí). Por último en esta estructura cada persona tiene la mayor oportunidad posible para hacer cualquier cosa que pudiera querer hacer. Tanto la libertad formal como la libertad real son aspectos de la libertad del individuos, pero es la libertad formal la que está contenida en la libertad real y no a la inversa.

¿Qué entiende el autor por capitalismo y socialismo? Van Parijs se pregunta si puede ser justa una sociedad capitalista, así como si puede ser justa una sociedad socialista. El autor entiende por economía capitalista pura aquella en la cual existe la propiedad privada de los medio de producción de manera absoluta. Bajo el capitalismo los medios de producción pueden estar en manos de trabajadores autónomos,  en colectivos de trabajadores como las cooperativas o en manos de capitalistas que compran la fuerza de trabajo. En cuanto a la economía socialista pura, esta consiste en un sistema en donde existe la propiedad pública completa de todos los medios de producción. El autor explica cómo es posible pasar de la libertad meramente formal a la libertad real.

La solución a esto es por medio del establecimiento de un ingreso básico incondicional. Para Van Parijs, tal ingreso básico es un derecho de base. Esta es una idea que tiene precedentes históricos. Por ejemplo, Maximilien Robespierre (1758-1794), en un discurso ante la Convención (1792) habló sobre el “derecho a la existencia”, en donde afirmaba que la sociedad debía garantizar a todos sus miembros, como primer derecho, el de existir material y socialmente. Tal derecho era para Robespierre una “propiedad común de la sociedad”. El revolucionario francés las emprende contra de la economía política de la época y propone otra economía política alternativa en donde se reajustasen en su conjunto los precios, salarios y beneficios. La idea de Robespierre es una que todavía está presente en la actualidad y consiste en que aquellos bienes de primera necesidad que no pueden ser considerados como “mercancías ordinarias” (bienes de consumo) ya que tienen un carácter social (bienes sociales, pro ende derechos sociales), lo que significa que deben ser controlados democráticamente y, por lo tanto, no deben ser dejados en manos de los intereses privados. La “primera ley social” señala Robespierre es aquella que garantiza a todos los miembros de la sociedad el derecho a la existencia, garantizando a estos los medios para existir. Robespierre critica al sistema imperante y a la “libertad indefinida” que es la causa de todos los abusos de los especuladores y comerciantes.

También tenemos el caso de Thomas Paine quien en su “Agrarian Justice” (1796) defendió la necesidad de crear un “fondo nacional” por medio del establecimiento de impuestos a la propiedad privada de las tierras, para de esa manera poder establecer una pensión vitalicia para toda persona actualmente viva. Paine se mostraba contrario a la monopolización de la propiedad agraria y a la cada vez mayor cantidad de personas que no poseían tierra alguna.

Regresemos a van Parijs. El ingreso básico es uningreso pagado por la comunidad política a todos sus miembros. Este ingreso no necesita ser pagado por una Estado-naciónya que puede ser pagado por una entidad provincial o comunal. El autor establece distintos niveles a partir de los cuales puede pagarse el ingreso básico: entidad supranacional, Estado-nación, entidad provincial, entidad comunal. Los receptores de este ingreso no deben ser necesariamente ciudadanos nacionales, ya que uno de los objetivos de este ingreso es terminar con la exclusión, por lo que van Parijs propone que el ingreso básico pueda ser recibido por no-ciudadanos, pero con la condición de que este haya residido un cierto tiempo en el país. Los pensionados también pueden recibir este ingreso el cual puede verse complementado con el sistema de pensión vigente en el país ya sea un sistema de reparto o uno de capitalización individual. Los reclusos quedan excluidos de este pago ya que, de acuerdo a van Parijs, mantener a estos reclusos resultaría ser más costoso a la comunidad que pagarles un modesto ingreso. Lo mismo se aplica a quienes se encuentren internados en, por ejemplo, hospitales psiquiátricos. Pero en caso de que el recluso sea liberado ola persona enferma sea dada de alta, entonces podrá recibir su ingreso. Este ingreso básico no necesita ser pagado a partir de un impuesto distributivo, sino que puede provenir de un fondo común de ingresos de distintas fuentes. El autor cita una serie de ejemplos de impuestos que pueden aplicarse: tierra, recursos naturales, ingreso base, valor añadido, tasa Tobin (impuestos a las transacciones financieras) y “Bit tax”.

Otras características de este proyecto de Van Prajis es que la entrega del ingreso básico incluye a aquellos que no quieren trabajar, vagabundos, estudiantes, etc. De acuerdo a esto, la propuesta del belga se distancia de otras propuestas que exigen que el ingreso básico sea a cambio de una cierta contribución a la sociedad por parte del receptor. En la paga del ingreso básico no se tiene en consideración si la persona es rica o es pobre (opera ex ante), ni importa con quien viva la persona y la parte del país en donde resida. De acuerdo al autor los ricos no se harían más ricos ya que estos tendrían que contribuir con una suma mayor para su propio financiamiento en relación a los más pobres. Tampoco se crearán incentivos negativos como el que las personas no trabajen.  Los defensores de una renta básica universal (RBU) señalan que acá se cae en una confusión y es la de concebir el trabajo solamente como trabajo remunerado monetariamente.

Los defensores de la RBU establecen la siguiente tipología de trabajo: con remuneración monetaria, trabajo doméstico y trabajo voluntario. Si sólo se considerara como trabajo aquel que es remunerado monetariamente, entonces tendríamos que concluir que muchas mujeres no trabajan (dueñas de casa). Los defensores de la RBU como Van Parijs afirman que esta daría a las personas, por primera vez en la historia, posibilidad de vivir sin hacer ninguna contribución, rompiendo con la maldición bajo la que se encuentra los pobres: “quien no trabaja no come”.  Van Parijs especula que las personas se motivarían a trabajar ya sea en trabajos temporales, siendo lo importante el que las personas ya no se sentirán atrapadas en un trabajo y no vivirán bajo el miedo de perder su trabajo y con ello su fuente de subsistencia. Se debe tener en consideración que este proyecto de Van Parijs obedece a una concepción de “igualdad real” que no consiste sólo en tener el derecho sino que también los medios para hacer lo que uno desee o asegurar los medios suficientes para que las personas puedan escoger de forma verdaderamente libre sus objetivos vitales. La renta básica es central en su proyecto, ya quesi esta se estableciera, constituiría un poderoso instrumento de justicia social, debido aque proporcionaría libertad real para todos, al proporcionar los recursos materiales que la gente necesita para perseguir sus aspiraciones. Además ayudaría a solucionar los dilemas políticos de la pobreza y el desempleo. A esto Van Parijs añade que también serviría a los ideales asociados con los movimientos feminista y verde. Este ingreso básico puede ser considerado a su vez como un instrumento que libera al sujeto de los “dictados del mercado laboral”. La idea de fondo es que no puede existir libertad real si no existen los medios para poder ejercerla. Esto significa que la entidad en cuestión (provincial, comunal, nacional, supranacional)  deberán tomar decisiones políticas y sociales en lo que se refiere a la distribución de los recursos.

 

En una entrevista realizada a la revista Mouvement 2013 señala el autor:

Una renta de este tipo viene a desacoplar parcialmente la renta generada por el crecimiento y la contribución a dicho crecimiento. Debe permitir que ciertas personas que se ponen enfermas trabajando demasiado puedan trabajar menos, lo que libera puestos de trabajo que pueden ocupar otras personas a quienes el hecho de no encontrar trabajo pone enfermas. Una renta incondicional es en cierto sentido una técnica ágil de redistribución del tiempo de trabajo que permite atacar el problema del paro sin tener que entregarse a una carrera enloquecida hacia el crecimiento”[2].

 

[1] Philippe Van Parijs, Libertad real para todos (España: Paidos Ibérica, 1996)

[2] Philippe Van Parijs, “De cada cual (voluntariamente) según sus capacidades, a cada cual (incondicionalmente) según sus necesidades” (documento en línea: http://www.sinpermiso.info/articulos/ficheros/phvp.pdf